DJs: Pinchando con ciencia


djEn el verano de 2008, el actor galés Christian Bale rodaba la película de ciencia ficción Terminator Salvation. Bale estaba en medio de una escena cuando el director de fotografía Shane Hurlbut la arruinó al caminar por donde no debía. Ello provocó que la estrella perdiera los estribos y vomitara un torrente de insultos que duró casi cuatro minutos.

Concluido el incidente, todo pareció quedar ahí. Pero, a principios de febrero de este año, un sitio web hizo pública la grabación de los improperios. De inmediato, Lucian Piane -joven productor musical y compositor que utiliza el nombre artístico de Revo- Lucian- tuvo la idea de hacer una remezcla, o remix, de la grabación. La modificó con música propia e hizo una canción digna de la más popular pista de baile. Agregó imágenes del furibundo artista para acompañar el sonido, y la nueva versión, llamada Bale Out, se convirtió en éxito viral cuando la subió al sitio de vídeos YouTube. En pocos días, contaba con más de 2.500.000 visitas.

Palabrotas a todo ritmo

Más sorprendente que el impacto mundial del tema es que Piane lo hiciera en un par de horas, desde su casa, en su portátil. Nada de estudios, músicos, grabaciones o derroche de dinero. "Esa semana estaba terminando el nuevo álbum de RuPaul -un actor y transformista afroamericano-, por lo que, cuando salió lo de Christian Bale, me dije "no tengo tiempo para eso". Aún así, sabía que tenía que hacer algo", cuenta RevoLucian. "Me di dos horas, aunque acabé tomándome casi tres. Luego compartí el remix con los amigos y lo subí a YouTube".

No era la primera vez que Piane convertía los exabruptos intempestivos y diatribas de alguna celebridad en una mezcla de baile: "He estado trabajando con el Apple Logic Studio, un software bastante potente. De hecho, así hice todo el álbum de RuPaul. Tuve que añadir algunos elementos para perfeccionar el sonido, pero en esencia, el disco lo grabamos en mi habitación, y usamos el armario como cabina vocal. Cada vez que yo decía "esto parece algo de gueto", RuPaul me corregía: "Es el futuro"".

Hoy, cualquiera con un poco de conocimiento sobre ordenadores, los programas adecuados y buen oído para el ritmo, puede crear música y llegar a cientos, miles o millones de oyentes. Es música que nace con la tecnología y que, gracias a ella, ya sea mediante tiendas digitales como iTunes o Rhapsody, servicios gratuitos -music. download.com, acidplanet.com- y páginas del tipo MySpace o YouTube, no requiere de los tradicionales establecimientos de venta de discos o locutores radiofónicos para hacerse escuchar. En esta revolución musical, productores y disc jockeys de vanguardia protagonizan un fenómeno en el que, a través de los sonidos que inventan o mezclan, cómo los hacen y en dónde los tocan, pueden volverse celebridades internacionales o incluso académicos de renombre. Es el caso de Paul Miller, cuyo álter ego artístico es Spooky, That Subliminal Kid.

Tocaplatos a 40.000 euros la noche

Las posibilidades de lo que pueden lograr los medios digitales en una sociedad cada vez más ligada a los canales de información es la base del libro de Miller Sound Unbound: Sampling Digital Music and Culture, una exitosa colección de ensayos publicada por la editorial del Instituto Tecnológico de Massachusetts que se usa como texto académico en prestigiosas instituciones educativas, como las universidades de Harvard y Georgetown. "Para mí, todo está conectado. El sonido es escritura, la escritura es música, la música es arte", afirma Spooky. "La idea es superar la mentalidad del siglo XX que concibe todo dividido en componentes separados, como en una factoría. Hoy, todos somos factorías: yo quemo y mezclo CDs y DVDs diariamente, todo el tiempo. La forma en la que hemos consolidado las herramientas de producción permite que la metáfora del DJ se mueva hacia adelante".

Ese DJ al que se refiere Millar ha devenido en una especie de árbitro popular que toma muestras -hace lo que se denomina sampling - de infinitas fuentes. Para Spooky, como para otros héroes tocaplatos, su profesión se ha convertido en arte, en ciencia y en idioma.

"Hay DJs que afectan al panorama musical general, y eso no puede ser ignorado", sostiene Tony Lima, vicepresidente de marketing y comunicaciones del Museo de Ciencia de Miami, y responsable de haber llevado a esa ciudad de Florida dos exhibiciones sobre la música al mismo tiempo: American Sabor, o el papel de los latinos en la historia musical de EE UU, y Access All Areas, que explora su lado tecnológico. "Creo que la gente no ve la música como ciencia, aunque la incluye en sus elementos tecnológicos y en la composición. Para hacer que la ciencia sea más universal, más del gusto de las masas, tienes que mirar hacia las artes y cómo está involucrada en ellas. Esa era mi motivación", explica Lima.

"En estos últimos años, gracias al crecimiento de la música dance y del hip hop, muchos DJs han llevado la profesión a otro nivel. Ganar más de 40.000 euros por tocar una noche en Ibiza, como ocurre con las grandes figuras, también ha servido de aliciente", dice el veterano Sama, con 25 años de experiencia. "La gente ve cómo se desenvuelven los DJs, ganando premios, logrando éxitos en las listas musicales, mezclando para artistas, yendo a las mejores fiestas y recibiendo mucho dinero. Entonces ¿a quién no le gustaría serlo?"

Aunque en las décadas de los años 70 y 80 ya había DJs en EE UU que lograban hacerse un nombre por contribuir al desarrollo de diversos ritmos -disco, rap, freestyle, new wave...-, el fenómeno internacional del DJ-celebridad despegó en los 90. Se produjo gracias a varios factores, como la celebración de raves -fiestas multitudinarias en las que se pincha música electrónica, trance y tecno-, la promoción de los DJs que las amenizaban y los discos que sacaban para sus seguidores en todo el mundo. Si se mezcla todo esto con la disponibilidad de los reproductores portátiles de música digital como iPods y Zunes, las descargas musicales vía internet, la transmisión on line tipo streaming y una generación que busca la gratificación instantánea se obtiene el cóctel musical perfecto.

"Muchos músicos que mantienen una mentalidad antigua creen que las cosas se deben quedar siempre igual. La nueva forma de pensar apuesta porque todo va a cambiar. Y eso está bien", sostiene Spooky. "El acto creativo -añade- se va a ver reflejado en las herramientas que se utilizan para crear música. El compositor tendrá que aprender un nuevo tipo de lenguaje". Este ha estado en constante evolución, no sólo en este siglo, sino ya desde las primeras décadas del pasado, cuando las innovaciones de diversos inventores modernizaron la música. La tecnología ha transformado la manera en la que se hace una canción, cómo se escucha, distribuye y promueve.

"Con las técnicas actuales todo es más fácil", afirma desde Puerto Rico Carlos López, miembro, junto a Luigi Rodríguez, del dúo de DJs Plumpy Bitches. Este destaca por sus performances de ritmos tecno, electro y house, y por ambientar las fiestas after hours, que pueden prolongarse de 4 de la madrugada al mediodía. "En nuestras presentaciones, yo me encargo de las mezclas y Luigi de todo lo que son los efectos especiales y a cappellas", explica López. "Cargamos con dos portátiles, en donde almacenamos la música, y un controlador MIDI -un aparato que coordina las funciones de los distintos programas a través de un lenguaje llamado MIDI-. Luego, utilizamos un software que nos permite interactuar con el equipo de la discoteca que tenemos a nuestra disposición, como los platos y reproductores de CDs".

Dado el número de canciones que López guarda en su ordenador, si tuviera que acarrearlas físicamente equivaldría a llevar una veintena de maletas llenas de discos. En su archivo tiene 8.000 canciones, lo que le permitiría pinchar durante 32 días seguidos sin repetir el mismo tema. La compra de discos compactos o de vinilo no es algo enteramente del pasado, pero cada vez se erosiona más su atractivo debido a la conveniencia de la oferta digital. "Hasta no hace mucho tiempo, lo normal era acudir a las tiendas de discos", relata por experiencia propia Aulden Brown, quien se desenvuelve dentro de un innovador concepto como DJ residente en las tiendas de la cadena Armani Exchange, en el sur de la Florida. "Ahora, hemos pasado de comprar discos de vinilo con dos o tres remixes por entre 8 y 10 e a adquirir formatos maestros digitales -que reproducen la calidad de la canción tal cual fue grabada- por unos 2 euros".

Hace 11 años, Brown se trasladó a Miami, que durante casi dos décadas ha sido sede de la Winter Music Conference, una de las reuniones anuales de DJs más importantes y punto de encuentro de artistas de la música dance y electrónica y profesionales de la industria. Brown lleva ejerciendo 10 años como DJ y ha experimentado el importantantísimo rol que han jugado los avances tecnológicos en su carrera. "Con la cantidad de tiendas digitales que hay, puedo comprar toda la música que quiero sin temor a que se acabe, como ocurría con los discos", señala. "Ahora, vas a iTunes, y por 99 centavos bajas la canción en mp3, un formato de menor calidad que el profesional que usamos los DJs, pero casi tan bueno como el CD. A mí me gusta usar el wav, que reproduce el tema como el artista lo grabó, para que se escuche lo mejor posible".


Se acabó el disco rayado de siempre

El acceso a formatos variados de audio y a todo tipo de géneros musicales hace que ya no sólo sean los DJs-estrellas los únicos que consiguen la música del momento, como era la norma. Así lo descubrió apenas hace dos años Alfredo Barrios, que estudió publicidad, pero que siempre había sentido pasión por la música y atracción por lo que hacen los DJs. Una noche, un amigo le pidió que se encargara del repertorio en un pequeño pero muy conocido club de South Beach, en Miami. Aquella circunstancia fortuita transformó su vida e impulsó su carrera como disc jockey, hoy conocido como FR8-O."Lo que hice fue poner una canción tras otra, según mis gustos, y a la gente pareció agradarle", cuenta Barrios. "Era la primera vez que trabajaba en una consola de DJ".

Fanático del pop y el dance de los 80, construyó poco a poco su currículo en distintos locales de la ciudad. Al principio ni cobraba. Hoy, al igual que otros colegas, en vez de llevar un maletín lleno de discos compactos, sólo carga con su portátil.

El siguiente paso en el desarrollo de una carrera incipiente como la suya es entrar en la producción de discos propios. Eso eleva al DJ a otro nivel, confiriéndole prestigio, adeptos, ganancias económicas y la oportunidad de producir para otros artistas.

Rocky Balboa y Las Supremes, a dúo

Con una sola canción, ya sea remezclada u original, un DJ puede destacarse así y entrar en el club de las celebridades, como le sucedió por ejemplo a Víctor Calderone tras su remix del éxito de Madonna Frozen, a finales de los 90. Un estilo también puede convertirse en un trampolín: DJ Enferno -Eric Jao-, famoso por utilizar los tocadiscos como instrumentos musicales y otros aparatos como si fuera un hombre orquesta, recibió una invitación el año pasado para sumarse a la compañía de Madonna, en calidad de miembro oficial de su gira Sticky & Sweet Tour.

Tal es el canto de sirena que generan los DJs-estrellas que cuando en septiembre pasado se estrelló un avión privado en el estado de Carolina del Sur poco después del despegue, las noticias se concentraron sobre todo en dos de los pasajeros: el músico Travis Barker, del grupo Blink 182, y el DJ Adam Goldstein, conocido como AM. Favorito para las fiestas de famosos de Hollywood como Steven Spielberg o Tom Cruise, AM se hizo muy conocido por un estilo llamado mash up, en el que, por ejemplo, mezcla un corte clásico de antaño como Baby Love de The Supremes con algo tan distinto como la banda sonora de la película Rocky.

Cada vez más mediáticos, los DJs del futuro evolucionarán con la música y la tecnología. Algunos ya aprenden a ser VJs, o video jockeys, ya que mezclan canciones y vídeos que acompañan los ritmos al mismo tiempo y se exhiben en enormes pantallas televisivas. Otros se harán magnates, camino por el que va Maximus 3000 -Alex Ferbeyre- que, sin haber cumplido los 30, toca en numerosos clubes de envergadura, se encarga de su promoción, representa artistas en ciernes, anima un programa de radio on line, maneja su sello discográfico y produce sus propias canciones.

"Vas a tener que convertirte en marca, ser profesional y hacer de todo", considera Ferbeyre. "Cuando hay tanta música ahí fuera y tantos DJs, las cosas se nublan un poco. Estoy a favor de que la gente se exprese musicalmente, y la tecnología ha nivelado las oportunidades para todos. Ya no hace falta tener mucho dinero para hacer grandes proyectos. La otra cara de la moneda es que entonces surgen muchos aficionados. Yo apenas duermo, pero me encanta lo que hago. Mi objetivo es tener un alcance global", concluye Ferbeyre.

Juan Carlos Pérez-Duthie

Etiquetas: músicatecnología

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar