Desde la Antártida: aves oceánicas

albatros-errante25 Noviembre de 2009. Hemos tenido una suerte increíble con el Paso Drake. Anoche cruzamos los "Cuarenta Bramadores", y ahora estamos en plenos "Cincuenta Aulladores". Los nombres se refieren a las legendarias latitudes, que pueden ser serenas, con amplias y lentas olas, o una pesadilla inolvidable con montañas de agua de 12 o más metros de altura. Estamos en una situación intermedia, tendiendo hacia lo sereno, y aún así el agua entra a raudales por la popa. La tarde-noche está soleada. Lo más complicado es dormir, pues uno se mueve en esa litera como una salchicha en una sartén. Los tripulantes me dicen que es cuestión de dar con la forma de que el cuerpo quede bien "encajado" en un ángulo entre la pared y una de las esquinas de la litera. Para eso lo que se hace es colocar el chaleco salvavidas debajo del colchón.

Además de escuchar charlas de ciencia (la de hoy tuvo qué ver con las cinco grandes extinciones de fauna que se han dado en la historia del planeta, y cómo un grupo de geólogos intentará poner fechas más exactas a estos eventos basándose en los cambios de la polaridad magnética dentro de las rocas), el pasatiempo del día ha sido ver aves oceánicas.

El viento -no la tierra ni el mar- es el principal medio de los albatros errantes, los petreles gigantes y las gaviotas cortaagua. Son las llamadas aves de tubo nasal, porque tienen un tubo sobre la nariz cuya función es eliminar la sal a través de dos pequeñas glándulas colocadas sobre los ojos. Estas glándulas son diez veces más eficientes que sus riñones. Los petreles gigantes son de color pardo y verlos es un placer porque planean con las alas totalmente extendidas y siempre inclinados verticalmente, con la punta de un ala rozando el agua.

Pero mi favorito es el blanco albatros errante. Sus alas tienen 3,5 metros de envergadura - es el ave marina más grande de todas -. Pero su característica más encantadora es la manera de planear. Los albatros son seres aéreos, ingrávidos, que pasan la mayor parte de sus vidas abrazando el viento, excepto cuando sumergen el pico ligeramente para recoger calamares. Ese vuelo parece tan fácil, tan indiferente a las montañas móviles de las olas. Aunque aparentemente las alas parecen tan rígidas como la cometa de un niño, son instrumentos de una sensibilidad exquisita. Interconectados en el cerebro de un albatros existen "programas" de física, aerodinámica, meteorología y navegación global. Y saben instintivamente cosas tales como que la velocidad del viento es menor cerca de la superficie del agua, a causa de la fricción. El poderoso esternón, al cual están asidos los músculos del vuelo, y los huesos de las alas pesan tan sólo 1.3 kilogramos. Los huesos son huecos pero reforzados con un tejido especial para darles solidez. Los albatros errantes necesitan viento. Y no habrían podido evolucionar en otro lugar que no fuera el continente más ventoso del planeta, como es la Antártida.

Esta tarde vimos nuestro primer témpano. Una estructura plana e inclinada, azul y blanca, en la distancia. Un témpano solitario, perdido en el norte. El día se ha hecho más largo y más frío.

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar