Desde la Antártida: 50 aniversario del Tratado Antártico

ciencia-pinguinos1 de diciembre de 2009. Hoy ha sido un día muy especial aquí. No sólo porque hasta ahora ha sido el más soleado y sin una brizna de viento, que nos permitió sacar la Zodiac y acercarnos hasta las ballenas, los elefantes marinos y los pingüinos en el escenario natural más despampanante de todos. Sino porque este 1 de diciembre se cumplen exactamente 50 años desde que se firmó el Tratado Antártico. Se trata del crucial acuerdo entre 12 países originales, incluyendo a Chile y Argentina (España se adhirió en 1982), que designó a la Antártida como un continente exclusivamente reservado para la ciencia. Un lugar que no le pertenece a nadie y en el que no se pueden llevar a cabo operaciones mineras o bélicas. Una herencia mundial, a pesar de las reclamaciones de soberanía que originalmente hicieran varios países. Y este día, visto a la luz de la próxima Cumbre del Clima de las Naciones Unidas en Copenhague, que arrancará el próximo 7 de diciembre, cobra una importancia aún mayor.

Y estando aquí, en el otro lado del silencio, literalmente sentada en un glaciar, la confluencia de fechas y momentos históricos es algo sumamente palpable en mi cabeza. La Antártida es el comienzo y es el final de una gran parte de los temas climáticos del planeta. Cuando se habla de clima hay que hablar de la Antártida antes que nada.

Eso es lo que parecen estar diciéndome estos dos pingüinos gentoo, que decidieron pasar la tarde en las rocas frente a Palmer.


Ángela Posada-Swafford



Para más información Sigue el periplo de Ángela en "Desde la Antártida"

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar