Descubren un grabado abstracto realizado por neandertales

En la cueva de Gorham, en Gibraltar, han encontrado un grabado tallado en la roca realizado por neandertales que demuestra que el hombre moderno no es el único que tenía capacidad de pensamiento simbólico abstracto.

 

Hasta ahora las pinturas rupestres y los grabados encontrados en cuevas de todo el mundo se atribuían a los humanos modernos en exclusividad. Supuestamente, las especies menos evolucionadas (como los neandertales), no tenían dicha capacidad y no fue hasta que llegaron los humanos modernos a Europa occidental, hace unos 40.000 años, cuando empezaron a aparecer estos grabados. Sin embargo este nuevo descubrimiento realizado por un equipo internacional y en el que han colaborado científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) demuestra que no fue así. 

 

El hallazgo se trata de una serie de líneas cruzadas en ángulo recto con otras realizadas sobre una roca y con un tamaño aproximado de una palma de una mano.

 

Para determinar cómo y por qué se grabaron las líneas en la roca, los investigadores realizaron un estudio microscópico y morfométrico de las incisiones a través de microfotografías. Igualmente llevaron a cabo experimentos con diferentes herramientas líticas auténticas fabricadas por los neandertales de Gibraltar para comprobar el tipo de líneas que dejaban en la piedra. Una vez recopilados todos los datos los investigadores certificaron que las incisiones habían sido producidas de manera repetitiva y cuidadosa y que no se trataría de marcas accidentales sino que demostrarían intencionalidad.

 

“A pesar de su aparente simplicidad, el grabado de los neandertales representa un salto cualitativo en nuestro conocimiento de la capacidad cognitiva de esos otros humanos ya extintos: este tipo de representaciones abstractas, sin ninguna funcionalidad aparente, es exclusivo de mentes con capacidad de abstracción”, como explica el investigador del CSIC Juan José Negro, de la Estación Biológica de Doñana. “Se trata de un elemento cultural, de un fenómeno único equiparable a una obra de arte”, añade.

 

Otra prueba que sitúa los grabados en la época de los neandertales es el análisis químico. Según los datos obtenidos, el revestimiento mineral de los surcos del grabado datan su creación antes de la deposición de la capa de sedimento que lo recubre, es decir, apuntan igualmente a una etapa en la que estaban presentes los neandertales.

 

Como explican los investigadores, el modelo abstracto encontrado se suma a otras evidencias en otros yacimientos con presencia neandertal, como el uso de pigmentos y las pruebas de enterramientos intencionados, que muestran que la capacidad cognitiva de los neandertales es mayor de la que se les había atribuido hasta ahora.

 

Además, apunta Negro, este descubrimiento publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) “va a suponer una sacudida en la forma de trabajar en yacimientos neandertales. Los estudiosos van a estar mucho más atentos a indicios que antes han podido pasar por alto y que pueden apuntalar aún más la idea de que los neandertales eran muy similares a nosotros”.

Etiquetas: cienciacultura

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar