Descubren que las cuevas actúan como sumideros del metano atmosférico

Un equipo de investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) ha comprobado que el gas metano (CH4) desaparece en entornos subterráneos con un elevado grado de humedad ambiental.

 

De esta forma, actúan como sumideros y contribuyen a reducir la concentración de metano en la atmósfera. El estudio, publicado en la revista Nature Communications, podría contribuir a desarrollar vías rentables para mitigar las emisiones de este gas de efecto invernadero y con ello rebajar el calentamiento global.

 

Tras el CO2, el metano es el gas de efecto invernadero más abundante de la Tierra. Según el coautor del trabajo Ángel Fernández-Cortés, investigador del MNCN y Marie Curie Fellow en el Royal Holloway (Universidad de Londres), "hay muchas dudas sobre la diversidad de las fuentes y sumideros de metano existentes, así como sobre su evolución temporal.

 

Hemos detectado que las cuevas y otros entornos subterráneos como los túneles actúan como sumideros. También sabemos que esto es extrapolable a otros enclaves de la zona vadosa (la que está por encima del nivel freático) con rocas porosas o fisuradas conectadas con la atmósfera exterior".

 

Descubrieron este fenómeno mientras analizaban el comportamiento del dióxido de carbono en relación a otros gases como el radón o el metano en la Cueva de Altamira. Al estudiar las mediciones detectaron que el metano atmosférico desaparecía una vez que el aire del exterior entraba en la cueva, según el investigador del MNCN Sergio Sánchez-Moral.

 

Para llevar a cabo su trabajo, el grupo de investigación ha tomado muestras en diferentes cavidades de la zona vadosa. Han monitorizado siete cuevas y otros entornos subterráneos como los túneles de Oporto, y tomado muestras en diferentes épocas del año y en ambientes y ecosistemas diversos. Con ello han constatado que la concentración de gas metano disminuye y llega a incluso a desaparecer por completo. Se trata de un proceso general de oxidación muy rápido.

 

Hasta ahora se sabía que el metano desaparece de la atmósfera principalmente por la fotooxidación que, en presencia de vapor de agua, produce la luz ultravioleta en la troposfera, a través de la oxidación de las bacterias metanotrofas del suelo y por su salida a la estratosfera. "Ahora sabemos que también los ambientes subterráneos actúan como sumideros naturales de este gas.

 

Además, hemos comprobado que la oxidación por bacterias metanotrofas, las que lo eliminan en el suelo, no es el principal mecanismo de eliminación en los ambientes subterráneos, ya que los análisis de las muestras, que han realizado en el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Sevilla, también del CSIC, evidencian que no están presentes en cuevas como la de Castañar de Ibor (Cáceres), donde la concentración de metano es nula durante todo el año", explica Soledad Cuezva investigadora vinculada al MNCN.

 

"Creemos que la desaparición del gas está relacionada con un fuerte grado de ionización del aire en las cavidades pero todavía tenemos que investigar qué reacción química se produce para que sea eliminado. Asimismo debemos cuantificar el efecto para incluirlo en los balances globales de metano", concluye Fernández Cortés.

 

Etiquetas: ciencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar