Descubren por qué los diplodocus no ponían todos los huevos en un solo nido

Un grupo de biólogos y paleontólogos de las universidades británicas de Lincoln (Reino Unido) y Saint Andrews, y de la universidad norteamericana George Mason (Virginia), ha estudiado las causas por las cuales los mayores dinosaurios que caminaron sobre la Tierra ponían huevos muchos más pequeños de lo que sería previsible en función de su tamaño.

 

Y es que los dinosaurios, especialmente los saurópodos, entre los que se cuenta el diplodocus, destacaban por sus descomunales dimensiones. Por eso intrigaba a los científicos el hecho de que tanto los huevos como el nido donde realizaban la puesta fueran tan reducidos, incluso comparados con los de los actuales animales ovíparos.

 


Según esta investigación, que se publica en la revista Paleobiology, de la Paleontological Society, el tiempo de incubación que necesitaban los embriones de los saurópodos para desarrollarse y salir del cascarón debió suponer una importante limitación que podría explicar la cuestión.

 

Tomando en cuenta datos de la puesta de huevos de aves y reptiles modernos, los científicos calcularon que el tiempo de incubación en nidos subterráneos de los dinosaurios, desde la puesta hasta la eclosión, duraría entre 65 y 82 días. Eso suponía más oportunidades para los depredadores, lo que unido a las relativamente bajas temperaturas en los lugares de la puesta, habrían sido factores importantes para limitar el tamaño de cada huevo y del nido en conjunto.

 

Si los huevos hubieran sido mayores que los que hay en el registro fósil, la eclosión habría sido más fácil, pero también habría atraído a más depredadores durante la incubación.

 


Charles Deeming, de la Facultad de Ciencias de la Vida de la universidad de Lincoln, piensa que “los largos periodos de incubación de los saurópodos debieron producir una alta mortalidad por depredación. Por eso creemos que las hembras ponían los huevos en nidos pequeños, posiblemente repartidos en sitios distintos, como una estrategia adaptativa para defender a la futura prole de los depredadores”.

 

El profesor Ruxton, de la Facultad de Biología de la universidad de Saint Andrews, añade que “las aves actuales con huevos más grandes, que son las avestruces, incuban durante 42 días, y en ese tiempo, muchos son devorados por otros animales. Un avestruz pesa unos 100 kilos y pone huevos de un kilo y medio. Un dinosaurio saurópodo debía pesar 50 veces más, pero sus huevos solo eran ligeramente mayores que los del avestruz. Ahora sabemos por qué”.

 

Etiquetas: cienciadinosaurios

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar