Descubren en Perú la ocupación humana más antigua en altitud extrema

Un equipo de arqueólogos de las universidades estadounidenses de Maine, Arizona, Pensilvania, Illinois y Connecticut, de la universidad alemana de Tubinga y del Earth Sciences Building de Canadá han registrado un asentamiento humano de hace más de 12.000 años en los Andes peruanos, a 4.500 metros de altitud, lo que convierte este sitio arqueológico en el más alto del Pleistoceno tardío hallado hasta hoy en todo el mundo.

 

Las regiones a gran altitud han sido poco estudiadas por la arqueología, que todavía no ha logrado explicar bien cómo pudieron sobrevivir los primeros humanos en esos entornos. Mientras que algunos expertos sugieren que debieron adaptarse genéticamente durante muchos miles de años, otros creen que fueron más determinantes los cambios ambientales, como la recesión de los glaciares, que contribuyó a hacer más habitables esas regiones.

 

Según Kurt Rademaker, de la Universidad de Maine, “el estudio de la adaptación humana a los ambientes extremos es importante para entender nuestra capacidad cultural y genética para la supervivencia”. Los investigadores aseguran que algún grupo de cazadores-recolectores fue capaz de colonizar ese paraje remoto, inhóspito y sin árboles hace ya más de 12.000 años, a pesar de las bajas temperaturas, la alta radiación solar y el pobre nivel de oxígeno que hay a más de 4.000 metros. Eso solo son 2.000 años después de que los primeros pobladores humanos llegaran a América del Sur.

 

La prueba es que en Cuncaicha, un abrigo rocoso con dos nichos a 4.480 metros de altitud, han encontrado herramientas, huesos de animales y raíces que se consumían como alimento. Los expertos piensan que este sitio pudo servir como campamento base.
A su vez, el sitio llamado de Cuenca Pucuncho, a 4.355 metros, habría sido el escenario ideal para la caza especializada. En este yacimiento los arqueólogos han encontrado 260 herramientas y artefactos de piedra, como puntas de proyectil, de hasta 12.800 años de antigüedad. Sus pobladores se dedicaban a la caza de la vicuña y más tarde al pastoreo de alpacas y llamas domesticadas.

 

El descubrimiento sugiere que la adaptación humana a los ambientes extremos de alta montaña podría haber ocurrido bastante antes de lo que se pensaba. Y es que el poblamiento humano a esta altitud más antiguo registrado hasta ahora estaba datado casi un milenio después. "Los sitios de la Cuenca Pucuncho sugieren que los humanos del Pleistoceno se adaptaron exitosamente a la altitud extrema y pudieron vivir y prosperar en el altiplano andino", dicen los científicos que han participado en el estudio.

Etiquetas: ciencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar