Descubren el objeto más esférico del universo

El cuerpo celeste tiene más de dos veces el tamaño del Sol y es más redondo que él.

Las estrellas no son esferas perfectas, eso ya lo sabemos. Por ejemplo, al girar, con el fenómeno de la rotación, se vuelven más planas debido a la fuerza centrífuga. Cuanto más rápida es la rotación, más achatada se vuelve una estrella.

 

Ahora, un equipo de investigadores del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar y de la Universidad de Gotinga (Alemania) ha logrado medir con una precisión sin precedentes la oscilación de una estrella muy particular. Esta estrella, que se encuentra a 5.000 años luz de la Tierra, tiene más de dos veces el tamaño del Sol y gira tres veces más lentamente. Por si esto fuera poco, es el objeto natural más redondo del universo hasta ahora.

 

 

¿Cómo lo han descubierto?

 

Las oscilaciones de las estrellas se estudian mediante la asterosismología, pues las expansiones y contracciones periódicas de la estrella pueden ser detectadas en las fluctuaciones del brillo de la estrella.

 

Aplicando esta técnica a la estrella Kepler 11145123 observada a través del telescopio espacial Kepler de la NASA, los expertos descubrieron que la diferencia entre los radios ecuatorial y polar de la estrella es de solo 3 kilómetros con una precisión de 1 kilómetro -un número sorprendente pequeño en comparación con el radio medio de la estrella de 1,5 millones de kilómetros-.Lo que significa que la esfera de gas es asombrosamente redonda.

 

Esto convierte a Kepler 11145123 en el objeto natural más redondo jamás medido, incluso más redondo que el Sol, explica Laurent Gizon, líder del estudio.

 

Lo curioso es que esta estrella es aún menos achatada de lo esperado, por lo que los científicos creen que la presencia de un campo magnético en latitudes bajas podría ser el responsable de que la estrella se vea más esférica de lo que tendría que ser.


“Pretendemos aplicar este método a otras estrellas observadas por Kepler y las próximas misiones espaciales TESS y PLATO.
Será particularmente interesante ver cómo una rotación más rápida y un campo magnético más fuerte pueden cambiar la forma de una estrella. El campo teórico de la astrofísica se ha convertido en observacional”, comenta Gizon.

 

El descubrimiento ha sido publicado en la revista Science Advances.

 

Etiquetas: astronomíaestrellastelescopio

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar