Crean espinacas nanobiónicas capaces de detectar bombas

Las plantas de espinaca se transforman en sensores que informan a un dispositivo portátil similar a un smartphone de la presencia de explosivos.

También te puede interesar: Las plantas no tienen ni una hoja de tontas

Si te hablamos de perros policía especializados en la detección de bombas, no te parecerá extraño en absoluto; en cambio, la cosa cambia si te contamos que un alimento supersaludable y beneficioso como las espinacas también es capaz de señalar la presencia de explosivos, como un habilidoso sabueso.

Han sido científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) quienes han conseguido transformar algo tan simple como una planta de espinaca en un artefacto capaz de localizar bombas.

 

SEGURO QUE TE INTERESA...

Para ello, han incrustado unos nanotubos de carbono en las hojas de las plantas que les permite detectar, a través de las aguas subterráneas que llegan a ellas a través de las raíces, compuestos químicos –conocidos como nitroaromáticos– que se suelen emplear en la fabricación de minas terrestres y otro tipo de explosivos.

Al localizar la presencia de esos elementos peligrosos, los nanotubos de estas plantas nanobiónicas emiten una señal fluorescente que una minicámara de infrarrojos es capaz de leer. A su vez, esta se halla conectada con una pequeña computadora simular a un smartphone, que es quien se encargará de enviar un correo electrónico al usuario para informarle del hallazgo.

"Se trata de una demostración novedosa de cómo hemos superado las barreras de comunicación entre las plantas y el ser humano", explica Michael Strano, profesor de Ingeniería Química del MIT y autor principal de este estudio, que ha visto la luz recientemente en la revista Nature Materials.

"Las plantas son muy buenas analizando compuestos químicos", destaca Strano. "Poseen una extensa red de raíces en el suelo, están constantemente tomando muestras del agua subterránea y son capaces de transportar esa agua hacia arriba, hasta las hojas", comenta el profesor.

La aplicación obvia de este nuevo avance es en el terreno de la defensa y de la seguridad, aunque, según los autores de la investigación, también podría aprovecharse para monitorizar el medio ambiente y, por ejemplo, llevar a cabo una detección precoz de la presencia de contaminantes y de una eventual sequía.

 

Imagen: Christine Daniloff / MIT

Etiquetas: cienciainvestigaciónnaturalezaplantas

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar