Consiguen ‘crear’ fantasmas en un laboratorio

Por extraño que suene eso es precisamente lo que han conseguido en la Escuela Politécnica Federal de Lausana (Suiza). Básicamente lo que ha conseguido este equipo de investigación es reproducir en el laboratorio la sensación de una “presencia extraña” a nuestro alrededor. Para ello crearon un robot que enviaba señales a destiempo al cerebro, creando la sensación de que había alguien más alrededor.

 

Como explican en la agencia de noticias científicas SINC,  los investigadores llevaron a cabo un experimento de disonancia con un grupo de voluntarios con los ojos vendados. En él, un robot reproducía los movimientos de sus manos primero en tiempo real y posteriormente con un retraso temporal entre los movimientos del participante y el tacto del robot. En estas condiciones asíncronas, que distorsionaban la percepción temporal y espacial, los investigadores fueron capaces de recrear la ilusión fantasmal.

 

De este modo el equipo de Olaf Blanke y sus colegas han comprobado que este tipo de sensaciones ilusorias es realidad el resultado de una alteración de las señales cerebrales sensomotoras implicadas en la generación de conciencia de uno mismo mediante la integración de la información de nuestros movimientos y la posición de nuestro cuerpo en el espacio.

 

"Nuestro experimento ha logrado reproducir la sensación de una presencia extraña inducida en laboratorio por primera vez. Esto demuestra que puede producirse en condiciones normales, simplemente a través de las señales sensoriales-motoras en conflicto", ha explicado  Blanke.

 

A nivel cerebral la explicación de este fenómeno está enclavada en la autopercepción de nosotros mismos. En condiciones normales nuestro cerebro es capaz de construir una autopercepción unificada de nosotros mismos a partir de estas representaciones. Sin embargo cuando el sistema funciona mal a causa de una enfermedad (o en este caso por un robot) puede crearse a veces una segunda representación del propio cuerpo que ya no se percibe como un ‘yo’, sino como ‘otro’.

 

El estudio, publicado en la revista especializada Current Biology, permitirá conocer más a fondo los mecanismos que utiliza el cerebro en ciertas situaciones. Además abre una puerta al análisis de la esquizofrenia, una enfermedad mental que sufren unos 400.000 españoles.

Etiquetas: cienciaesquizofrenia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar