Captan un sistema binario de agujeros negros a unos 2.000 millones de años luz

Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto una pareja de agujeros negros supermasivos en órbita uno de otro, un hecho que ha sido posible gracias a una particular estrategia de trabajo junto al telescopio espacial de rayos X XMM-Newton.

 

La estrategia seguida por los expertos se ha basado en una observación sin pausa, aprovechando incluso los períodos en los que el telescopio se mueve para pasar de un punto a otro del cielo, esto es para cambiar de orientación, tiempo en el que normalmente la cámara del telescopio permanece apagada. Gracias a esto, los científicos descubrieron un destello de rayos X como cuando un agujero negro despedaza una estrella de su entorno, que derivó a su vez en el valioso descubrimiento de un sistema binario de agujeros negros ubicados en el centro de una galaxia situada a unos 2.000 millones de años luz de la Tierra.

 

“Puede haber toda una población de galaxias durmientes que alojen sistemas binarios de agujeros en su centro, pero encontrarlos es una tarea difícil porque no hay nubes de gas alimentándolos y, por tanto, esos centros son oscuros”, afirma Stefanie Komossa, del Instituto Max Planck de Radioastronomía (Alemania), participante del descubrimiento que ha sido publicado en la revista Astrophysical Journal.

 

Las primeras estimaciones de los investigadores determinan que el agujero negro principal contaría con una masa equivalente a 10 millones la del Sol; el segundo, el más pequeño, probablemente tendría una masa de 1 millón de veces la masa del Sol.

 

Según los astrónomos, dentro de unos dos millones de años ambos agujeros negros se fusionarán en uno solo emitiendo entonces enormes cantidades de energía no solo en forma de rayos X, sino como una fuente superpotente de ondas gravitacionales.

 

Etiquetas: agujeros negrosastronomía

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar