Cannabis contra el estrés postraumático

¿Y si fuera posible inhibir los efectos secundarios vinculados a la marihuana?

¿Y si fuera posible inhibir los efectos secundarios vinculados a los cannabinoides? Una revisión de diversos artículos científicos explora esta interesante posibilidad de cara, por ejemplo, al tratamiento del estrés postraumático o el síndrome del cromosoma X frágil o síndrome de Martin-Bell (la segunda causa genética más frecuente de discapacidad intelectual tras el síndrome de Down).

 

Un equipo de investigadores, entre los que se encuentra el responsable de la Unidad de Neurofarmacología de la Universidad Pompeu Fabra (España), Rafael Maldonado, ha realizado una revisión de artículos acerca de la importancia del sistema endocannabinoide en los procesos de ansiedad, miedo y estrés, exponiéndolo como tratamiento admisible para las citadas patologías. Y es que el sistema endocannabinoide actúa en todas las regiones del cerebro implicadas estos procesos. Para empezar, un aumento en la actividad cerebral de este sistema reduce la ansiedad (el receptor clave sería CB1R).

 

El principio activo del cannabis, el tetrahidrocannabinol (THC) ha demostrado además que inhibe la sensación de miedo (receptores CB1R y CB2R). Así, si pudiesen eliminarse los efectos tóxicos de la marihuana, podría servir de tratamiento efectivo para las personas que padecen estrés postraumático o incluso enfermedades tan lesas como el síndrome del cromosoma X frágil.

 

Mediante un uso adecuado de los cannabinoides exógenos, el sistema endocannabinoide no solo podría ayudar a tratar el miedo y la ansiedad, sino también al estrés, ya que el cerebro se ve afectado de forma general ante situaciones de alta tensión y el receptor CB1R sería determinante para controlar esta alteración.

 

Según el trabajo, la importancia del sistema endocannabinoide en la función neuronal del ser humano es más que evidente; solo hay que encontrar la forma de resolver el problema de los efectos nocivos de compuestos como el del cannabis para abrir una nueva senda terapéutica.

 

El estudio ha sido publicado en la revista Nature Reviews Neuroscience.

 

Etiquetas: ansiedadcerebroestrésmiedosalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar