Así se enfría una estrella fallida

La temperatura de WISE J0304-2705, un peculiar objeto celeste similar a un planeta, situado a entre 33 y 55 años luz, podría haber alcanzado en sus primeras etapas evolutivas la de algunas estrellas, mientras que en la actualidad ronda apenas el del agua hirviendo.

 

Los responsables del hallazgo, un equipo de investigadores coordinado por el astrofísico David Pinfield, de la Universidad de Hertfordshire, en el Reino Unido, destacan que probablemente este extraordinario proceso ha tenido lugar a lo largo de miles de millones de años.



Según el modelo que han construido estos expertos, el astro gaseoso, cuya masa es unas 25 veces la de Júpiter, se mantuvo a unos 2.800° C durante unos 20 millones de años.

 

Después, y durante unos 100 millones de años aproximadamente, se enfrió hasta alcanzar los 1.500 ºC. Es posible que durante mil millones de años más permaneciera a 1.000 ºC, suficiente como para que el metano y el vapor de agua dominaran su apariencia, y que varios miles de millones años más tarde se enfriara hasta alcanzar unos 100° C.



WISE J0304-2705 ha sido catalogado como una enana marrón de clase espectral Y, una especie de estrellas fallidas, ya que, pese a su tamaño, carecen de la masa necesaria para llevar a cabo reacciones de fusión.



Los astrónomos, que para realizar sus observaciones han utilizado algunos de los telescopios terrestres más importantes del mundo, como uno de los Magallanes de 6,5 metros, situado en Chile, señalan que estas inusuales enanas marrones pueden alcanzar temperaturas aún más bajas, y señalan que en los próximos años se encontrarán más de ellas.

 

Foto: John Pinfield

Etiquetas: astronomíacienciaestrellas

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar