Así era el "ave del terror"

ave_terrorEl Andalgalornis, un pájaro de metro y medio de alto que no podía volar y vivió hace entre 23 y 5 millones de años, en el período conocido como Mioceno, fue un temido depredador que propinaba golpes de boxeador para matar a sus presas, según revela un estudio realizado por un equipo internacional de paleontólogos.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores utilizaron un escáner del cráneo del animal realizado con tomografía computerizada y técnicas de ingeniería, que permitieron reproducir sus movimientos en tres dimensiones en un ordenador. Es la primera vez que se analiza el método de ataque de un ejemplar de un grupo ya extinto de grandes aves no voladoras de la familia Phorusrhacidae, conocidas popularmente como "pájaros del terror" por su imponente tamaño.

En concreto, el ejemplar estudiado vivió en el noroeste de Argentina hace seis millones de años, medía 1,4 metros de alto y pesaba unos 40 kilos. Su cráneo, extremadamente rígido, medía 37 centímetros y estaba dotado de un pico curvado como el de un halcón y sorprendentemente hueco por dentro. Las técnicas muestran que la ágil criatura atacaba y se echaba hacia atrás repetidamente tras cada preciso golpe que propinaba a su víctima. Los detalles han sido publicados en la revista PLoS ONE.

Los científicos, de Argentina, EEUU, Australia y Francia lograron determinar su método de caza al comparar modelos en 3D del pájaro del terror y de dos especies actuales, el águila y la seriema, considerada como su pariente vivo más cercano. Los investigadores también midieron la fuerza de la mordedura del ave en comparación con el águila y la seriema y determinaron que era menor de lo esperado. Por ello, el "ave del terror" se veía obligado a emplear un método parecido al de los boxeadores, consistente en una estrategia de ataque y retirada, con golpes precisos como los de un hacha.

"Las aves en general presentan un cráneo con gran cantidad de puntos de movilidad entre los huesos que lo componen, que les permite tener cráneos ligeros, pero fuertes. Sin embargo, hallamos en Andalgalornis que estos puntos de movilidad se han convertido en uniones rígidas, inmóviles. Este ave tiene un cráneo fuerte, a pesar de tener un pico curiosamente hueco", explicó Lawrence Witmer, de la Ohio University College of Osteopathic Medicine, profesor de paleontología y anatomía. La evolución del pico estaría presuntamente asociada a la pérdida de la capacidad de vuelo, así como a su gran tamaño.

Los "pájaros del terror", que se alimentaban de mamíferos hoy extintos y competían con marsupiales diente de sable, se convirtieron en los principales depredadores de su entorno.


Etiquetas: paleontología

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar