Relacionan los hongos más antiguos del planeta y unos parásitos que viven a nuestra costa

Ciertas especies han experimentado cambios y adaptaciones tan extremas que resulta muy difícil reconstruir su historia evolutiva. Así, un equipo de zoólogos de la Universidad de Basilea, en Suiza, ha descubierto unos microbios que constituyen un nexo entre los hongos y los microsporidios, unos parásitos que se alojan en las células de los animales, incluido el ser humano.

 

Según indica el experto en ciencias medioambientales Dieter Ebert, que ha coordinado la investigación, el hallazgo explica cómo han evolucionado estos microorganismos, de los que se conocen unas 1.200 especies. Estos originan diversas enfermedades que afectan a distintos grupos musculares y órganos, desde los ojos a los riñones.



En un artículo publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, los responsables del hallazgo señalan que hasta ahora había sido muy dificultoso estudiar estos microbios desde un punto de vista genético, ya que su tasa de evolución molecular es altísima. No obstante, durante sus investigaciones descubrieron otro parásito, Mitosporidium daphniae, que presentaba características muy parecidas a las de los microsporidios.

 

Su análisis genético reveló, sin embargo, que se parecía más a un hongo, como si fuese una especie de eslabón perdido entre ambos. De este modo, los científicos han determinado que Mitosporidium daphniae deriva de un ancestro común a todos los microsporidios y que estos, a su vez, procederían de los hongos más antiguos.

 

Foto: Ronny Larsson

Etiquetas: cienciagenética

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar