África se rompe en silencio

El continente africano se está dividiendo y un equipo de científicos está teniendo la oportunidad única de cartografiar en directo el movimiento continental.   El grupo, encabezado por el geofísico de la Universidad inglesa de Leeds Tim Wright, tiene como objetivo estudiar los movimientos sísmicos del desierto de Afar, al norte de Etiopía, donde dos grandes placas, la africana y la arábiga, están desgarrando el paisaje. El fenómeno ocurre a una velocidad de 16 mm al año, pero la acumulación de presión subterránea puede provocar episodios ocasionales de actividad.  Esto es lo que acaba de ocurrir, cuando en una semana aparecieron cientos de grietas y una parte del terreno se movió hasta 8 metros en poco tiempo. Más de 2 millones de metros cúbicos de roca fundida se introdujeron en una fisura entre ambas placas tectónicas y las separaron aún más.   El uso de sismógrafos, GPS y otras técnicas geofísicas y geoquímicas podrán proporcionar datos con los que los investigadores crearán un modelo informático tridimensional de cómo se mueve el magma a través de la corteza terrestre fragmentando y modificando los continentes.

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar