Adiós a la Luna, recomienda un panel de expertos

regreso-luna2Una Comisión de Expertos en el espacio designada por la Casa Blanca dijo ayer que el regreso a la Luna no va a ser viable. El problema es el dinero. Tras hacer los cálculos, la comisión concluyó que el nuevo alunizaje costaría 4.300 millones de euros anuales, más allá de los 26.000 que conforman el presupuesto anual actual de la agencia espacial estadounidense. "Con el presupuesto actual, la exploración más allá de la Tierra simplemente no es posible", afirma Edward Crawley, uno de los miembros del panel y profesor de astronáutica en el Instituto Tecnológico de Massachusetts.

El informe ofrece opciones al presidente Barack Obama, pero asegura que los planes que la NASA tiene ahora deben cambiar. Hace cinco años, el entonces presidente George W. Bush propuso volver a enviar astronautas a la Luna para 2020. Para financiarlo, el plan era retirar de la circulación a los transbordadores durante el año entrante y cerrar la Estación Espacial Internacional para 2015.

Todas esas fechas límite tienen que cambiar, dicen los expertos. Además, la exploración espacial funcionaría mejor incluyendo a otros países y a empresas privadas comerciales, concluyó el panel. El antiguo administrador asociado de la NASA, Alan Stern, dice que el informe saca a la luz que en la retórica de los planes espaciales de la NASA "no concuerda con sus recursos". Obama, añade, "básicamente debe escoger entre abandonar el programa especial tripulado o pagar dinero extra".

El panel, encabezado por el presidente ejecutivo retirado de Lockheed Martin Norman Augustine, incluye ejecutivos, científicos y ex-astronautas. Sus conclusiones se resumen en que la NASA no podrá volar más allá de la órbita terrestre sin gastar más dinero, pero al mismo tiempo la exploración especial con astronautas es muy importante. Eso costará 4.300 millones de euros extra al año, y "no hay la más mínima duda de que vale la pena", dijo Crawley.

La pregunta es a dónde ir

El plan de Bush era ir a la Luna, lo cual podría servir como entrenamiento para vuelos a Marte. La comisión estuvo de acuerdo en que Marte es la meta, pero que ir primero a la Luna es solo una opción, y que de hecho no es la mejor. Más bien, dicen, es recomendable un "enfoque flexible" de explorar objetos "cercanos a la tierra" (near-Earth objects), tales como asteroides o las lunas de Marte, y luego alunizar, pero después de esas otras exploraciones. "Existen muchos lugares en el vecindario", dijo Crawley. "De hecho, ir a la Luna es más difícil que ir hasta un objeto cercano a la tierra".

El panel presidido por Norman Agustine recomendó además que el transbordador espacial debería continuar volando hasta comienzos de 2011 para terminar todo el trabajo relacionado con la Estación Espacial, en lugar de ser retirado en octubre de 2010. Los expertos se refirieron a los planes de Bush de cerrara la Estación Espacial para 2015 como algo "que no es muy sabio", pues abandonarla a los cinco años de servicio, después de haber invertido 20 años de construcción no es lógico. La vida de ese laboratorio orbital debe extenderse, añaden.

Una vez que los transbordadores sean retirados de servicio, podrían pasar seis o siete años antes de que EE.UU. tenga su propio sistema de transporte al espacio, calculan los expertos del panel. La razón es que se tardará algunos años en construir y probar el nuevo cohete Ares. Mientras tanto, la NASA tendría que contar con el Soyuz ruso.

El panel también urgió a la NASA para pagar a empresas privadas para que desarrollen naves espaciales que puedan transportar astronautas desde la Tierra hasta la Estación Espacial Internacional, y a otros puntos en órbita baja terrestre. Eso podría ser más arriesgado, pero al mismo tiempo liberaría a la NASA para explorar en otros lugares del cosmos. Elon Musk, presidente ejecutivo de SpaceX, sostiene dentro de unos poco años estaría en condiciones de enviar astronautas al espacio por unos 29 millones de euros por persona, menos que los 72 millones que cobra Rusia. Musk espera lanzar su cohete privado, Falcon 9, a finales de este año o a comienzos del otro, desde el Centro Espacial Kennedy.  Además, según los expertos la NASA debería estimular a otros países a que se unan a EE.UU. en la exploración del espacio más allá de la órbita terrestre.

El panel ha preparado una lista de las opciones de Obama. En dos de los casos, el gobierno federal puede optar por no gastar ningún dinero extra en exploración, y entonces no iría a la Luna o a ninguna parte nueva en las próximas dos décadas. Los otros planes involucran gastar más dinero. Si la NASA continúa con sus planes actuales de viajar a la Luna, para ahorrar dinero debe entonces abandonar los planes del cohete Ares I, y dedicarse solamente al más grande Ares V. Otras variaciones del plan de alunizaje podrían optar por usar una versión del sistema del transbordador que utilizaría los propulsores blancos y el tanque externo con una cápsula para los astronautas adherida a éste.

La NASA ya se ha gastado 11.100 millones de euros en su actual plan lunar, incluyendo el diseño y la construcción de los nuevos cohetes. La prueba atmosférica del Ares 1 está programada para el último día de octubre.

Angela Posada-Swafford

Etiquetas: LunaMarteNASAastronomía

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar