A perro ladrador… feromonas de cerdo

Según cuenta John McGlone, de la Universidad Texas Tech en Lubbock, lo descubrió por casualidad. Estaba investigando las cualidades de la androstenona –una feromona que se encuentra en la saliva de los cerdos macho y que incita a las hembras a aparearse cuando la huelen– y su perro no paraba de ladrar.

 

 

Así que decidió echarle la sustancia con un spray a ver qué pasaba. La mascota se calló de inmediato.

 


Luego, McGlone hizo experimentos para comprobar si se repetía efecto. A un grupo de perros les roció con la androstenona, mientras que al resto les administró agua y alcohol.

Todos escucharon un fuerte ruido que normalmente les incomodaba y les hacía ladrar, pero los primeros se quedaron más tranquilos. Su ritmo cardiaco no se alteró. Ahora, una compañía norteamericana comercializa la sustancia en forma de spray con el nombre PetSTOP.

 

De momento, no se sabe exactamente por qué funciona.
En España también se venden collares con una síntesis de feromonas emanadas por las perras lactantes que supuestamente reducen el miedo y estrés de los perros.

 

Etiquetas: perros

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar